La muerte está presente
Fiel, hermosa, complaciente
Espigada, resplandeciente
Amorosa y apasionada
Gime, grita enamorada
De pasiones encarnada
Besos, labios color carmín

Vuelves a mis brazos
Dulce y tierna
Te extrañaba
¿Dónde estabas?
Te buscaba…

No te vayas nuevamente
Necesito tu mirada
Tu voz ilusionada
De sueños y amores por mí

De tu cuerpo el calor
De tus labios el ardor
De tus piernas, agua salada
Bofetadas, uñas color carmín

Regresaste a mi almohada
Bella aurora, alborada
Desnuda, desenfrenada
Mil olores y deseos sin fin

Tantos olores y sabores
De tu cuerpo, bello momento
Placer, cansancio y tormento
Poseerte y verte partir

Dejarás mi lecho
En esta madrugada
Otra vez decepcionada
Por creerte traicionada
Despreciando mi amor por ti

Víctor Antonio Vizcaíno Luzuriaga