En las afueras del mercado Pedro Pablo Gómez, centro de la ciudad de Guayaquil, se produjeron fuertes incidentes entre miembros de la Policía Nacional y la Policía Metropolitana, después que un metropolitano intentó requisar la mercadería de un comerciante informal.


Video

Un ciudadano herido, un conductor municipal y un policía metropolitano detenidos fue el resultado que dejó ayer un disturbio en el que participaron policías nacionales, metropolitanos y vendedores informales en el sector de las calles Pedro Pablo Gómez y Esmeraldas.

Uno de los trabajadores del mercado José Mascote, Darwin Torres, mencionó que el enfrentamiento se inició cuando un metropolitano le quitó una mercadería a un comerciante informal. “El policía que estaba en una moto le pidió que se la devuelva, pero ellos (los metropolitanos) le pegaron al policía”, expresó Torres, por eso, dijo, ambos agentes llamaron a más metropolitanos y policías.

Pero un policía metropolitano, quien prefirió no identificarse, relató que ellos desalojaban a los vendedores informales. “El enfrentamiento fue porque uno cumple su trabajo, porque se los estaba desalojando, esa gente (informales) se alzó, había unos motorizados (policías) y estos se pusieron a favor de los informales”, acotó mientras explicaba que ellos no utilizan bombas lacrimógenas sino la Policía Nacional.

Con una de estas se hirió a Pedro Zúñiga, de 30 años, proveedor de la Avícola Fernández, quien fue trasladado a la clínica San Francisco por una herida en la pierna derecha.

El teniente de Policía de la zona Segura-Garay, Marco Molina, ratificó que sí hubo agresiones de los metropolitanos contra miembros policiales por tratar de evitar una confrontación entre la comunidad.

“Nosotros lo único que hemos tratado de hacer es que se retome la calma. El enfrentamiento se dio entre la comunidad, policías metropolitanos y obviamente, nosotros, por tratar de impedir la agresión –señaló Molina– se vieron forzados a utilizar las bombas lacrimógenas porque “los metropolitanos no estaban abiertos al diálogo”, aunque el jefe de su propio grupo les pidió calma.

Durante los disturbios algunos vendedores informales arrojaron botellas, piedras y otros pincharon las llantas de la camioneta municipal 281, y sacaron al conductor, que fue detenido por la Policía.

Los vendedores informales anunciaron que se preparan para otra protesta.

Mientras, el ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, dijo anoche no tener detalles del enfrentamiento en Guayaquil. No obstante, anotó que “quienes realizan controles en el ámbito municipal de la ciudad no deberían ser llamados policías metropolitanos sino vigilantes o agentes metropolitanos y que habrá que determinar responsabilidades en este caso”.

“Cada uno en el ámbito de su competencia puede hacer su trabajo, pero tiene que hacerlo respetando la Constitución y las leyes”, señaló.

Jalkh dijo que espera que las autoridades del Municipio de Guayaquil tomen los correctivos del caso.

Una vez más se dieron choques entre policías y metropolitanos por la venta informal

La camioneta municipal que fue retenida por los comerciantes informales, quienes pincharon las llantas

El herido Pedro Zúñiga mientras era trasladado por integrantes del Cuerpo de Bomberos a una casa de salud


Video

Detalles: Afectados

Detenidos: Miguel Carrera Pontón, chofer de la camioneta municipal 281, es uno de los detenidos por la Policía que se encuentra en los calabozos de la Policía Judicial. No se reveló el nombre del policía metropolitano.

Heridos: Según el Municipio de Guayaquil hay 19 policías metropolitanos heridos, uno de ellos es Luis Sánchez. El Cabildo no proporcionó los nombres de los otros.

Comercio: Durante la protesta, que duró cerca de una hora, comerciantes como Jorge Bermeo, quien vende lozas, cerró su local para evitar daños a su mercadería.

Paradójicamente… mientras la Policía del Ecuador “protege” los bienes de los comerciantes, se sustrae “otros” bienes:

Siete policías son acusados de sustraer evidencias

En una bodega en el sur de Guayaquil, se encontraron llantas, bicicletas, baterías y otros artefactos robados que fueron sustraídos y trasladados a este lugar por siete uniformados, sin que los jefes policiales hayan autorizado o conocido sobre el suceso.

Estos objetos sustraídos estaban bajo la custodia de los policías apresados. Cuatro de los detenidos tenían 15 años de servicio a la institución, uno de ellos cinco y otro dos.

Edmundo Mera, jefe de la Policía Judicial de Guayaquil, dijo que lamenta el hecho, pero sin embargo recalcó que es solo un caso aislado y no una constante en la institución, lo detalla Radio Sucre.

Cinco de los detenidos permanecen en la PJ. Mientras uno en el cuartel modelo.

Los uniformados enfrentarán dos procesos. Uno de la justicia penal por ocultar evidencias robadas y el otro una investigación de asuntos internos, proceso en que se analizará si podrían ser dados de baja y salir de la institución.

Edmundo Mera, jefe de la PJ-G, mostró la mercadería que los siete uniformados se habrían sustraído después de un operativo