El 12 de Octubre de 1492 se descubrió América, una fecha conmemorada por todos, incluyendo a sus detractores. Chávez y sus amigos, en su ignorancia habitual, nos dicen que no hay nada que celebrar pero el venezolano Alejandro Peña Esclusa les contesta con la tranquilidad que da el saber que se está en el lado correcto y con la realidad histórica como respaldo. La Hispanidad está viva pese a la ignorancia comunista y nunca morirá.

El “encuentro” de dos mundos

La expresión Descubrimiento de América se usa habitualmente para referirse a la llegada a América de un grupo expedicionario español que, representando a los Reyes Católicos, partieron desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandados por Cristóbal Colón, y llegaron el viernes 12 de octubre de 1492 a una isla llamada Guanahani en lo que hoy es San Salvador (Bahamas). Los viajes de los portugueses a India siguiendo la costa Africana significaron un estímulo para otros navegantes europeos que creían que era posible llegar a las regiones del Asia oriental navegando hacia el oeste. Cristóbal Colón fue partidario de esta hipótesis. Apoyado por la monarquía española, organizó un viaje de exploración que lo condujo a la costa americana en 1492. Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que había llegado a un continente desconocido por los europeos.

Cristóbal Colón llegó el día 12 de octubre 1492 al territorio que hoy conocemos como América. Este acontecimiento sin duda marcó el inicio de una nueva etapa en la historia de la humanidad; pero, ¿qué implicaciones tiene este evento histórico y por qué lo debemos recordar?

Colón empezó a buscar apoyo para su proyecto de llegar a Oriente (Asia) por Occidente, ya que consideraba que este viaje era posible por la redondez de la Tierra. En el siglo XV existía la creencia de que nuestro planeta era plano, asentado sobre cuatro tortugas, columnas, o elefantes, y con límites en donde existían grandes monstruos marinos. No obstante, Colón, como algunos investigadores de ese entonces, sostenían que nuestro mundo tenía la forma redonda, es por eso que nuestro almirante sostenía la tesis de su traslado en ultramar por otra ruta.

Después de varios intentos fallidos en la búsqueda de auspicio para su travesía, finalmente los reyes españoles Isabel de Castilla y Fernando de Aragón aceptaron la propuesta del navegante el 17 de abril de 1492, firmando en Granada las conocidas Capitulaciones de Santa Fe. En este documento se le concedía, entre otras cosas, ser Almirante de la Mar, la posibilidad de virreinato y gobierno de las tierras que descubriera, además de una parte de las ganancias que se extrajeran.

El 3 de agosto de 1492, Colón partió de Puerto de Palos (España) junto con los hermanos Pinzón, a bordo de las tres carabelas: La Niña, la Pinta y la Santa María. El día 12 de Octubre de 1492, Rodrigo de Triana lanzó el grito de llegada ¡Tierra!, ¡Tierra!, concluyendo su larga travesía.

Nuestro navegante creyó que había llegado a la India, porque nunca pensó que existía un continente interpuesto entre Europa y Asia.

Cristóbal Colón regresó a España para contar sus hazañas y desde ese entonces se organizaron mayores expediciones para explorar, explotar, conquistar y colonizar estos “nuevos” territorios.

El Día de la Raza se denomina al 12 de Octubre en conmemoración a este evento que marcó nuevos rumbos en la historia de América y de la humanidad.