El 18 de mayo del 2011 llegaron dos documentos para su aprobación al despacho del canciller Ricardo Patiño. Uno de esos textos era el Reglamento para el Servicio de Valijas Diplomáticas, vigente cuando se envió el material de la pieza teatral ‘Ruga la Tortuga’.

Esos objetos debían utilizarse para el montaje de esa obra teatral en Milán (Italia), pero no pudo emplearse en vista de que el 11 de enero la Policía italiana halló en su interior 40 kilos de cocaína.

Mayo del 2011 fue ajetreado para el canciller Ricardo Patiño, quien no pudo estudiar y firmar el contenido del Reglamento.

Quería tener los cables de Wikileaks que originaron la expulsión de la Embajadora de EE.UU., asistió al festejo del Bicentenario de Paraguay, atendió al Presidente del Perú y viajó a la Cumbre de los Países No Alineados… El vicecanciller Kintto Lucas, el segundo del Ministerio de Relaciones Exteriores, tampoco lo suscribió.

Por estas razones, la responsabilidad recayó sobre el tercer funcionario en importancia. Se trata de Rafael Quintero, subsecretario de Asia, África y Oceanía, quien estaba a cargo del despacho del Ministro (ver entrevista adjunta).

Su firma era el último paso antes de que el Reglamento fuera remitido al Registro Oficial para su publicación y aplicación. Eso ocurrió el 25 de mayo pasado.

¿Por qué es especial este Reglamento? Diplomáticos consultados por este Diario cuestionan su contenido, ya que en el pasado no existía un documento similar. Aunque el canciller Patiño sostiene que es legal y pertinente.

La principal crítica es que contradice la Convención de Viena, que regula el uso de la valija diplomática. El numeral 4 del artículo 27 de la Convención precisa que los bultos que constituyan la valija diplomática “solo podrán contener documentos diplomáticos u objetos de uso oficial”.

El ex vicecanciller Marcelo Fernández de Córdoba considera que esa norma rompe los principios del tratado multilateral. “La Convención es clara y no se pueden enviar ni joyas ni muestras ni nada por el estilo. Por eso el Reglamento es ilegal, nada lo justifica”.

Documentos y atunes

El Reglamento abre el abanico de elementos que pueden ser transportados bajo el concepto de valija. Lo hace a través de un artículo denominado “De las excepciones”. Además del envío y recepción de documentos a y desde las misiones, esta normativa permite que se trasladen “obras de arte, joyas, muestras artesanales, muestras comerciales y otros objetos sin valor comercial”.

Estos objetos, al ser considerados “excepcionales”, no deben cumplir con la obligación de tener una guía interna que detalle su contenido, como lo señala el art. 11. De hecho, según fuentes de Cancillería, bajo esta nueva reglamentación también se transportaron latas de atún, flores y otros productos para promocionar artículos ecuatorianos.

En el caso de la obra ‘Ruga la Tortuga’, su director, Christian Loor (apresado en Italia), pidió ayuda a la Cancillería para el envío de las muestras culturales, argumentando que había tenido problemas aduaneros. Fue así que el Ministerio aceptó ayudar y trasladar 10 cajas, como valija.

Esos paquetes fueron revisados en la Cancillería, según conoció este Diario, por agentes de Antinarcóticos con perros entrenados, un representante de la empresa de envíos TNT, encargada del transporte, y por un funcionario de Cancillería que selló el envío. Los productos fueron transportados por personal de TNT, empresa a la cual este Diario requirió un detalle de todos los envíos realizados. También pidió informes a la Cancillería, pero ninguno ha sido respondido.

Alrededor del caso se tejen dos hipótesis: que la droga fue colocada luego de la revisión en Cancillería, o que la cocaína líquida no fue detectada en el control por la forma en que fue camuflada.

Hasta el momento, ni las autoridades diplomáticas ni la Fiscalía han revelado la identidad del funcionario que dio luz verde al envío de los materiales.

Según el Reglamento, hay un funcionario que tiene la responsabilidad de calificar de “excepcional” el contenido de una valija. Se trata del Coordinador General Administrativo y Financiero. En la actualidad este cargo es ejercido por Isela Sánchez Viñán, que no es una diplomática de carrera, pero que ha colaborado desde el 2007 con el Gobierno.

Pese a que la Cancillería defiende al Reglamento (cuya autoría se maneja como un secreto), tras la noticia del hallazgo de la droga en Italia ya se dio la orden de restringir el uso de la valija.

Aunque la investigación en Ecuador está a cargo de la Fiscalía, el ministro del Interior, José Serrano, anunció que en los próximos días presentará un informe que demostraría que Cancillería no tuvo relación con el envío de la droga. Al hacer este anuncio pasó por alto las instancias procesales de la indagación. Según la ley, esta etapa investigativa es reservada hasta que la Fiscalía establezca si cabe o no el inicio de una instrucción fiscal y formalice el inicio de un proceso ante un juez.

Entre tanto, el viernes, fue convocado a rendir su versión en la Fiscalía Timoteo del Salto, ex secretario general encargado de Cancillería, junto a dos funcionarios. Pero no fue tomada su declaración, por falta de tiempo.

Dos artículos claves del Reglamento

El documento hace excepciones a ciertos objetos.

Artículo 11

De la Guía Interna. Cada despacho de valija diplomática se efectuará con una guía interna en tres ejemplares en la que se consignará lo siguiente:

a) Nombre de la secretaría general, coordinación u oficina regional, embajada, representación permanente, oficina comercial, oficina consular, según sea el remitente;
b) Número de la valija diplomática;
c) Fecha de envío;
d) Sello oficial y firma del funcionario responsable o su delegado;
e) Detalle pormenorizado de la documentación o bienes transportados, señalando el nombre del remitente y del destinatario y la descripción precisa e identificación del objeto o del contenido del sobre y
f) Observaciones del caso si las hubiere.

Artículo 12

De las Excepciones. Quedan exceptuados de lo dispuesto en el articulo 11, los siguientes casos:

c) El envío a las dependencias desconcentradas en el exterior de obras de arte, joyas, muestras artesanales, muestras comerciales y otros objetos sin valor comercial para las exposiciones de promoción cultural y/o comercial en el exterior, previa autorización de la Coordinación General Administrativa y Financiera (…).

Entrevista a Rafael Quintero. Subscretario Cancillería.
¿Por qué firmó el Reglamento para uso de la valija?

Ningún Reglamento es hecho por un Ministro titular o encargado, sino por un grupo de especialistas. El 18 de mayo fue enviado al canciller Patiño, pero no estaba en funciones. Por eso fue reenviado a mí y lo firmé.

¿Quién tomó la decisión de crearlo?

No lo conozco. Imagino que fueron las autoridades las que encomendaron su redacción. ¿Qué beneficios ha traído este documento?. Todavía hay confusión de medios y ciertos diplomáticos que dicen que solo se usa para documentos. Eso es falso.

¿Por qué?

La Convención de Viena, en su artículo 27, establece que la valija está compuesta por documentos u objetos de uso oficial. De manera que todo lo que va a ser de uso oficial de una Embajada puede ser enviado en valija.

¿Pero en qué ha ayudado este documento?

Mi área no es la administrativa y no puedo hacer una evaluación de cómo ha ido antes o después de un Reglamento, el envío de la valija.

¿Por qué se hacen excepciones para ciertos objetos para que no tengan guías internas en la valija?

Nuestro país tiene una prestancia cultural de relieve reconocida y demandada en el exterior. Ha existido mayor requerimiento de exhibición de arte ecuatoriano. Por eso quienes prepararon el Reglamento añadieron aquello.

¿Al existir estas excepciones puede permitirse que falte control?

No creo, porque igual hay los controles de droga. Si se llegase a probar que la droga fue puesta en Ecuador cabría la pregunta.

¿Pero la Cancillería sabía cuánto pesaba aquí esa valija y cuánto pesó al llegar a Italia?

No conozco de esas cuestiones administrativas.

¿Cabe un ajuste al Reglamento para uso de la valija?

Se debe terminar la investigación y siempre las cosas son perfectibles. En caso de que haya que reformarlo, habrá que hacerlo.

Figura de “valija extraordinaria” nace en norma de la Cancillería

Dos meses antes de hallar droga en una valija diplomática que ingresó a Italia se publicó en el Registro Oficial (RO) 212, con fecha 21 de noviembre del 2011, un nuevo reglamento para este tipo de correspondencias. Lo firmó el canciller (e) Rafael Quintero y el secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores, Timoteo del Salto.

El artículo 14 del documento crea la categoría “valijas extraordinarias” para aquellas que por su servicio, importancia del contenido y volumen deben ser atendidas de inmediato o fuera del cronograma fijado.

El literal uno señala que este tipo de equipaje podrá contener “correspondencia oficial, materiales de información turística, muestras comerciales, valores, obras de arte, artesanías, medicinas y donaciones”.

El pasado 9 de febrero, el canciller Ricardo Patiño informó en rueda de prensa que la Policía italiana había incautado 40 kilos de cocaína en una valija diplomática de Ecuador con destino a Milán, Italia, y detenido al actor ecuatoriano Cristian Loor y otra persona, cuya identidad no fue revelada ese día.

En compañía del asesor jurídico del Ministerio, Marco Albuja, Patiño detalló que el alcaloide fue descubierto en unos jarros que estaban en la correspondencia, despachada el pasado 11 de enero.

Y precisó que estos, a su vez, estaban dentro de unas cajas que contenían muestras de auspiciantes y material promocional, todo de propiedad de Loor, director de la obra de teatro Ruda la tortuga, cuyo objetivo era publicitar al país, precisó el funcionario.

“(Loor) nos solicitó aquí en la Cancillería, en vista que había tenido problemas técnicos en las Aduanas para el traslado del vestuario, escenografía y más equipo; que se le apoyara. En atención de esta solicitud, la Dirección de Comercio solicitó el envío de la valija”, dijo Patiño en la rueda de prensa y agregó que el Ministerio cumplió los controles internos previos a la revisión antinarcóticos.

El reglamento asigna la responsabilidad de la valija a la Secretaría General de la Cancillería, que en aquel entonces estaban a cargo de Timoteo del Salto, ahora removido.

El vicepresidente de la Asociación de Diplomáticos Ecuatorianos en Servicio Pasivo (Adesp), Orlando Gabela, objeta la norma que crea las “valijas extraordinarias” porque la Convención de Viena establece con claridad cuál debe ser el contenido del equipaje.

Enfatiza que su exclusivo propósito es transportar documentos de la Cancillería a las delegaciones diplomáticas. “Jamás en la historia del Ministerio de Relaciones Exteriores se ha cometido un acto como este”, reprocha y califica lo ocurrido como una “vergüenza”.

El artículo 27 de la Convención dispone que los bultos de la valija diplomática deberán estar provistos de signos exteriores visibles, indicadores de su carácter y “solo podrán contener documentos diplomáticos u objetos de uso oficial”.

Rafael Quintero, subsecretario de Asia, África y Oceanía, deslindó su responsabilidad en la elaboración del reglamento, pese a que en el Registro Oficial aparece su nombre como el suscriptor del mismo, junto a Del Salto.

“No fui autor del reglamento, ni el canciller. Esos reglamentos siguen un procedimiento muy meticuloso. Llegan al departamento jurídico, que lo estudia; y lo que nosotros hacemos es firmar el acuerdo para que se expida”, recalcó.

Quintero y Patiño aducen que la prensa ha aprovechado el caso para atacar al régimen.

Al ministro le disgusta que los medios de comunicación utilicen el calificativo que un sector de la oposición le ha puesto al tema: “narcovalija”.

El viernes el canciller justificó nuevamente el envío del material pedido por Loor y manifestó que así lo hacen todos los estados. “Abran los oídos. Todos los días, en todos los países del mundo, envían valijas diplomáticas con este tipo de muestras que tienen que ver con la promoción turística, cultural, artística. No se inventen cosas”, expresó molesto.

Quintero explica que el reglamento fue elaborado el 25 de mayo del 2011 y que lo firmó en ese fecha por ausencia de Patiño. Sin embargo, el documento fue publicado en el RO seis meses después, en noviembre.

“El reglamento guarda absoluta concordancia con el Convenio de Viena”, asevera.

La normativa contiene 15 artículos, que detallan los requisitos para la rotulación y etiquetación de la valija diplomática, su administración y manipulación, la calificación de la correspondencia, los justificativos de envío, una guía interna sobre ese equipaje y la administración de los documentos.

Para el jurista Jorge Alvear, la incorporación de una nueva categoría facilitó el envío de los jarros con droga a Milán.

“Su artículo 14 crea indebidamente las ‘valijas extraordinarias’, extrañas a dichos instrumentos internacionales de jerarquía supranacional”, asevera el experto en derecho.

El tema se maneja con absoluto sigilo en la Cancillería.

En Italia están detenidos los ecuatorianos Loor, Jorge Luis Redrobán, Luis de Carlos Hurtado y Jesús Pazo Toro; y el americano Jean Paul Flores.

Reglamento de valijas es copia de norma peruana

Presidente Correa defendió envíos de terceros a través de Cancillería

El presidente cerró filas con Ricardo Patiño para defender el papel de la Cancillería en el caso de la valija diplomática en la que se hallaron 40 kilos de droga.

Durante el enlace sabatino, que se transmitió desde la población de Pujilí (Cotopaxi), el mandatario aseguró que el Gobierno “es el más interesado en saber qué pasó” después de que se realizaron las inspecciones antinarcóticos en el país.

Rafael Correa reveló que antes de llegar a Italia la valija diplomática (que supuestamente contenía material de la obra de teatro Ruga La Tortuga) hizo dos paradas: en España y en Bélgica. Dijo además que el material permaneció dos días en las bodegas del courier.

Patiño insistió en que la policía antinarcóticos hizo la revisión del material. “Qué pasó después todavía no lo sabemos. Vamos a descubrir y vamos a ver quiénes fueron los delincuentes”, dijo.

El presidente y su canciller pusieron todo su énfasis en intentar demostrar que esta no es la primera vez que la Cancillería usa la valija diplomática para enviar al exterior material de terceros relacionado, según dijeron, con la promoción cultural del país.

Para ayudarlos en esa tarea estuvo Pablo Guayasamín, director de la Fundación Guayasamín. Después de agradecer al presidente por la oportunidad de intervenir, contó cómo en los últimos 15 años la Fundación ha realizado 134 exposiciones en el extranjero: en todas esas ocasiones se habrían trasladado 100 obras del pintor Oswaldo Guayasamín por medio de la valija del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Y para bajar el tono a las críticas, Patiño también desempolvó un incidente ocurrido, según su testimonio, en el 2006 cuando se encontró droga en una valija diplomática militar que iba a los Estados Unidos. Entonces, se quejó el canciller, se detuvo a los militares involucrados, “pero no se enjuició al ministro de Defensa”.

Las explicaciones del canciller durante el enlace, sin embargo, terminaron por revelar otra irregularidad en el ministerio: “Se ha dicho que hemos hecho un reglamento para cubrir este tema. Y es absolutamente falso, antes no existía reglamento, ahora hemos hecho uno, y de lo que se nos puede acusar, presidente…”… “Es de plagio”, dijo Correa. “Sí, es el mismo reglamento de Perú”, respondió el canciller.

Patiño contó que el reglamento firmado el 25 de mayo del 2011 por Rafael Quintero López, como ministro encargado, es una copia del reglamento de la valija de Perú.

“El señor -dijo sin identificar al funcionario- fue bastante vaguito y en vez de hacer un reglamento con su cabeza fue a ver un reglamento ya publicado y cogió el reglamento de la valija diplomática de Perú que se hizo en el 2003″.

Fuente:

1.- Diario Expreso | Reglamento de valijas es copia de norma peruana
2.- Ecuador en vivo | “El canciller es atacado por todas partes”, afirma Quinteros
3.- EL UNIVERSO | Figura de ‘valija extraordinaria’ nace en norma de la Cancillería
4.- El Comercio | La valija diplomática se volvió un correo paralelo de obras de arte, joyas, muestras…